Rebranding: ¿Qué es y como hacerlo bien?

Muchos pueden conocer el significado de lo que es el branding pero ¿el re-branding? Pues se trata de un rediseño de la imagen de marca en que se pueden modificar, el nombre, el logo, el nombre y la identidad corporativa (incluida la identidad visual y la identidad verbal) o incluso una combinación de todas ellas.

El rebranding es una táctica de marketing que se utiliza para hacer que los productos, marcas o empresas se vean más atractivos y modernos. Esto puede incluir la creación de un nuevo logotipo, el lanzamiento de una campaña publicitaria, la realización de cambios en la imagen corporativa, etc. El objetivo principal del rebranding es mejorar la percepción de una marca entre los consumidores, lo que a su vez puede tener un impacto positivo en las ventas.

Esto se suele utilizar para diferenciar en la mente de los consumidores un cambio en la marca o el inicio de una nueva etapa, para así poder reposicionarse. También es muy común que muchos emprendedores lo realizan, debido a que cuando inician sus proyectos, su imagen corporativa no es una de sus prioridades.

Muchas grandes empresas lo suelen realizar para adaptarse a las nuevas tendencias de diseño. Empresas internacionales tales como Google, Instagram, Microsoft en incluso más locales como Correos, Desigual y el BBVA , entre muchas otras, ya han realizado un rebranding de sus marcas para adaptarse a los nuevos tiempos.

Un ejemplo reciente de rebranding fue el cambio de imagen realizado por Apple a principios de 2020. La compañía decidió actualizar su logo con un estilo más moderno y minimalista, así como agregar nuevos colores a sus productos. Esta estrategia tuvo éxito y ayudó a mejorar la percepción general de Apple entre sus clientes.

Además del cambio visual, el rebranding también puede incluir otros aspectos como el envío de mensajes convincentes para reforzar las ventajas de un producto o servicio en particular. Algunas empresas incluso deciden adoptar un tono diferente al hablar con sus clientes para crear un vínculo emocional con ellos. Todas estas acciones ayudan a establecer los valores fundamentales de la marca y construir confianza entre los consumidores.

Las empresas cambian de marca por una variedad de razones. Tal vez sus negocios han cambiado desde su primer lanzamiento y sus marcas o logotipos actuales ya no representan lo que hacen. Tal vez sus clientes han cambiado. O tal vez sus logos parecen un poco anticuados y necesitan una actualización.

¿Cómo hacer un proceso de rebranding?

Si bien existen muchos beneficios al implementar un proceso de Rebranding, hay algunos factores a tener en cuenta antes de comenzar. Primero, es importante entender los motivos por los cuales se desea llevar a cabo el Rebranding. ¿Es para mejorar la percepción de la marca? ¿Es para modernizarla? ¿O tal vez simplemente para reflejar los cambios internos que han ocurrido con el tiempo?

Una vez que se decide proceder con el Rebranding, hay varios pasos a seguir. El primero consiste en realizar un análisis detallado del mercado actual y ver quién compite directamente contra su producto o servicio. Esto ayudará a definir mejor su nicho y sus objetivos comerciales. También es útil realizar encuestas entre las personas que utilizan los productos o servicios para determinar qué piensan sobre la marca. Esto permitirá identificar cuáles son los principales problemas que deben abordarse en el proceso de Rebranding.

Es importante saber exactamente qué tipo de impacto se desea lograr antes de comenzar. Por eso debes plantearte estas cuestiones

¿Cuál es el mensaje central de tu empresa?

Antes de pensar en el diseño, establezca una misión y visión clara para su negocio. Puede que haya cambiado desde la primera vez que lo lanzaste. El estilo, las imágenes e incluso los colores dependerán del mensaje central que desee enviar.

¿Funciona una parte de tu negocio actual?

Si un gráfico o eslogan sigue siendo relevante y funciona, mantelo o simplemente actualizalo un poco. El hecho de que cambies de marca no significa automáticamente que tengas que cambiar todo. Si no está roto, no lo arregles.

Prepare su nueva marca para el futuro

Por supuesto, tu marca debe funcionar de inmediato, pero piensa en dónde quieres estar dentro de unos años y re-diseña tu marca de manera que siga funcionando si se expande o diversifica, de lo contrario, es posible que tengas que pasar por todo el proceso de nuevo mucho antes de lo que habías planeado.

Tu nueva marca debe aparecer en todas las campañas de marketing

¿Todavía tiene folletos, tarjetas de visita u otro tipo de marketing que incluya tu nueva marca? Si tienes un gran número de artículos de marca que todavía quieres usar, espera para lanzar tu nueva marca. Una vez que se ha implementado, nunca debes utilizar tu antigua marca en nada, ni siquiera en internet.

Investiga a tus competidores

Echa un vistazo para ver lo que tus competidores o compañías similares están haciendo. ¿Qué están haciendo bien? Ver lo que funciona para tus competidores puede inspirarte a tener grandes y únicas ideas que de otra manera no hubiera tenido. Pero recuerda lo más importante: NO COPIES lo que hace tu competencia, ya que de esta forma solo serás una copia. Si te gusta una idea de tu competidor, búscale la vuelta para hacerla diferente de forma, para que sea a tu forma y con tu toque personal

Haz público tu cambio de marca

Haz saber a todos acerca del cambio de tu marca. Utiliza folletos, tarjetas de felicitación, archivos pdf enviados por correo electrónico y plataformas en línea para anunciar la noticia. Esto no sólo asegura que los clientes potenciales y existentes conozcan tu nueva marca, sino que también puede recordar a los clientes anteriores que todavía estás aquí y listo para los negocios.

Piensa en todas las consecuencias de un cambio de marca

Recuerda que tu marca actual será muy familiar para algunos clientes, por lo que es importante que sepan que ssigue siendo el mismo negocio. Recuerda también que un cambio de marca exitoso requiere tiempo y dinero. Considera el costo del proceso en sí mismo, así como la actualización de todo tu marketing para evitar sorpresas desagradables más adelante.

Una vez que se ha realizado el análisis, es hora de comenzar a diseñar la nueva imagen de la marca. Esto incluye redefinir el logo de la empresa y su identidad visual, así como reescribir los mensajes publicitarios para reflejar mejor su propósito último. También es importante tener en cuenta cualquier cambio en la tecnología que haya afectado al sector en el que opera la empresa para asegurarse de que los mensajes sigan siendo relevantes.

Finalmente, una vez que se ha completado el proceso de diseño, es hora de implementarlo. Esto implica revisar todas las plataformas donde se promociona la marca (sitio web, redes sociales, etc) y asegurarse de que estén actualizadas con los cambios realizados durante el proceso de Rebranding. Además, también es importante difundir información acerca del Rebranding entre sus clientes existentes para mantenerlos informados sobre los cambios hechos y generar un entusiasmo por las novedades.

En resumen, el rebranding es un proceso importante para mantenerse relevante en el mercado actual y mejorar la percepción general del producto o servicio ofrecido por una empresa determinada. Si bien hay muchos factores involucrados en este proceso, se trata principalmente de actualizar la imagen y los mensajes transmitidos por la compañía para reflejar su posicionamiento actual en el mercado.

Compartir en

Deja una respuesta